Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Los aficionados a los Marlin de Florida encuentran la amistad en East Ridge

Mar 19, 2024 | La vida en East Ridge

Dos señoras de la tercera edad que viven en East Ridge at Cutler Bay, una comunidad con un plan de vida en el sur del condado de Miami Dade, son unas fans insólitas del pasatiempo favorito de Estados Unidos. Son tan devotos del equipo de su ciudad -los Miami Marlins- como del béisbol.
Según una encuesta de Gallup, algo menos de la mitad de los estadounidenses se consideran aficionados al béisbol y dicen que es su deporte favorito. Es el caso de Pat Eaton, de 92 años, y Elaine Koch, de 83. Pero amar el béisbol no es una pasión recién descubierta. Cada uno de ellos es aficionado al deporte desde hace mucho tiempo y ávido seguidor de los Marlin desde la creación del equipo y a lo largo de temporadas tanto ganadoras como mediocres.

Durante los seis meses que dura la temporada de béisbol, no pasa un solo día sin que ambos se levanten y enciendan el televisor para enterarse de los resultados de los partidos o cojan el periódico de la mañana para consultar los marcadores.

“Quiero asegurarme de que las puntuaciones son correctas”, dijo Pat.
A Elaine le gusta sintonizar el béisbol en su televisor. Lo escucha continuamente como algunos escuchan las noticias.
“Los programas de televisión son bastante malos y las noticias no son positivas, así que ver el béisbol es un escape perfecto”, afirma.

Elaine empezó a jugar de niña. Ella y su padre escuchaban los partidos por la radio.

“Por aquel entonces, éramos ávidos seguidores de los Brooklyn Dodgers. Pero cuando los Dodgers se trasladaron a California y yo entré en la adolescencia, el béisbol perdió importancia”, explica.

Su interés por el béisbol se avivó cuando se casó. Su marido era un apasionado del béisbol y este deporte pasó a formar parte de su familia. Sus tres hijas jugaban al softball y sus dos hijos a las ligas menores, que entrenaba su cónyuge. Cuando Miami adquirió un equipo local, empezaron a ir a los partidos de los Marlin.

Casarse con un jugador de béisbol introdujo a Pat en el juego. Su marido, Joe Eaton, era un talentoso jugador de béisbol, pero la guerra acabó con su oportunidad de jugar profesionalmente. Mientras él se entrenaba para ser piloto de bombarderos, se fugaron. Cuando terminó el servicio militar, como el béisbol no ofrecía el sueldo del que disfrutan los jugadores de hoy, le animaron a seguir la carrera de Derecho.

Fue decisivo a la hora de explicar a Pat la estrategia del juego, lo que le ayudó a comprender sus entresijos, sobre todo desde la perspectiva de un jugador.

“Mucha gente dice que es un partido lento”, afirmó. “Pero como entiendo la estrategia que hay detrás de las jugadas, resulta mucho más emocionante”.

Dice que el béisbol es su pasión: “Soy feliz cuando hay partido. Me decepciona cuando el equipo se toma un día de viaje”.
Además de seguir los partidos de los Marlin, tanto Pat como Elaine se mantienen al día con los reporteros deportivos que cubren los partidos y están atentos a cualquier noticia sobre jugadores lesionados, traspasos y familiares de jugadores. Saben quién está casado y cuántos hijos tiene y disfrutan viéndoles asistir a los partidos. Se mantienen al día de las puntuaciones y clasificaciones de los equipos.

Pat y Elaine se encuentran en el comedor y el Centro de Estilo de Vida de East Ridge para hablar de su equipo y se decepcionan porque sus vecinos no comparten su entusiasmo por el deporte.

“Cuando le digo a alguien que veo béisbol, no es raro que me mire con extrañeza”, dice Elaine.

Acude periódicamente a los partidos con su familia e incluso celebró su 80 cumpleaños en el estadio, recibiendo felicitaciones de Billy Marlin.

Uno de los seis nietos de Pat, Elise Allison, comparte la pasión de Pat por el béisbol. A menudo llamará a Pat para hablar de una jugada y preguntarle: “¿Has visto ese home run?”.

Cuando terminó la postemporada en octubre, ninguna de las dos ve el fútbol como sustituto. Elaine puede ver el baloncesto de la UM mientras Pat se pone al día con los programas de Netflix que se perdió durante la temporada de béisbol.

X
X